sábado, 16 de julio de 2016

HACIA SALAMANCA...


Atrás quedaron la verde Sierra de Francia y el umbral serrano de la Calería, la microcomarca de las Bardas y la Huebra, la divisoria fluvio-climática de  Sierra Menor, los peniplanos de monte hueco del encinar, las tierras de pan llevar del entorno salmantino y…, henos ya, en escaso tiempo, en el remozado Arrabal de la ciudad.

Luce el sol de comienzos de verano con la fuerza a que nos tiene acostumbrados entre San Juan, San Pedro y Santiago, el cielo es de intenso azul y solamente algún remedo de nube, que aparenta crecer con el avance del día, se cierne sobre el firmamento.

Caminamos por la Carretera de la Fregeneda en dirección hacia el puente romano, la maravillosa obra del siglo I reconstruida en diversas ocasiones y sobre todo tras la gran avenida de San Policarpo  en 1626 que inundó la zona ribereña, penetró por las vaguadas de la Palma y Arroyo Santo Domingo y arrasó numerosas viviendas, llevándose por delante cerca de 150 vidas. Nos detenemos en tan majestuosa fábrica, contemplamos el río y apreciamos el primitivo vado, paso previo antes de la construcción romana  por donde seguramente pasaron las tropas de Anibal para conquistar la ciudad y por donde, desde siempre, cruzarían los animales silvestres trashumantes en busca de alimentos en sus migraciones temporales. Desde aquí  echamos un vistazo al puente Enrique Estevan, construcción de principios del siglo XX que sirvió para aliviar el tráfico por el puente romano, única vía de acceso desde el sur hasta esa fecha; miramos hacia adelante y topamos con las viviendas extramuros bien restauradas; arriba, la Facultad de Matemáticas, Ciencias y el pequeño jardín intermedio, todo ello sobre el escarpe arenisca de la Peña Celestina, primitiva ubicación defensiva al igual que la más antigua del Cerro San Vicente y lugar de literaria evocación. Dirigimos la vista hacia el cielo y allí, recortadas sobre inmaculado azul, las torres catedralicias, primor visual para el visitante.

A la salida del puente, el verraco ibérico, ancestral vestigio de vieja ciudad vetona y, por la simbología atribuida,  deidad protectora o hito en las tradicionales rutas de trashumancia en los más remotos tiempos. No podía estar mejor elegido el lugar de ubicación.

A pocos metros, el monumento a Lazarillo de Tormes, en la ribera del río que le vio nacer, en el que se inició la pícara aventura tan maravillosamente recreada en la literatura  que sirve hoy para la realización de un bello itinerario turístico literario por tierras castellanas.

Nos acompaña el olor de hierba cortada y el frescor del césped recién regado; llega el sutil aroma del tilo en flor, de la candela del castaño, de  la celinda oculta en el seto… ¡Qué placer sentir el olor a campo en plena urbe! Miramos hacia la iglesia de Santiago del Arrabal,  la que en principio fue de fábrica románico-mudéjar y con las diversas reformas han convertido en obra que poco debe guardar de los orígenes si no es el uso del ladrillo. Nos fijamos en el crucero (picota)  y la bellísima estampa que compone con la calle Tentenecio y la torre de la catedral.

Deambulamos bajo los trastocados lienzos de muralla, de alguna de las varias cercas  que a lo largo de los tiempos tuvo Salamanca. A poca distancia el singular edificio de la Casa Lis, la obra modernista que acoge en su interior el Museo de Art Nuveau y Art Deco más importante de España y entre los primeros a nivel mundial. Toda una joya cuyas vidrieras exteriores sorprenden y trasmiten  especial delicadeza a nuestros acompañantes al igual que la luz, el  color y la piedra que baña la urbe salmantina.

¡Qué hermoso es levantar la vista hacia el “alto soto de torres” tal como escribiera Don Miguel de Unamuno y cuán grande es el “enhechizo” del que habla Cervantes! Y es que Salamanca es la ciudad que nunca cansa, que siempre te sorprende y entusiasma, quizá por la forma de verla y recorrerla, de sentirla y recordarla cuando de ella te ausentas. Una indescriptible atmósfera en la que se mezcla su ubicación, la lejana Historia, el arte de los más diversos períodos, la ciudad vivida durante tantos años, el mundo estudiantil con todo lo que representa,  el clima que se respira en sus calles…, envuelve al propio y al extraño cautivados por todo aquello que rodea la vida del ciudadano.

Hoy de nuevo hemos vuelto a Salamanca para transitarla y sentirla  de cerca y ¡qué decir!, volvemos a tomarle el pulso y disfrutarla mientras seguimos  caminando por el Paseo Rector Esperabé, próximos al verde césped bajo la muralla y el Jardín de Calixto y Melibea, solar ocupado antaño por las demolidas casas de la muralla que generaron no poca polémica. Cruzamos de una acera a la otra para ampliar perspectivas y gozar de las magnas obras que apuntan al cielo.

Nos hemos acercado al acogedor rincón dedicado al poeta Ledesma de contrastados verdes, moradas lavandas, piedras carcomidas por el tiempo y terrosa adobera reliquia  de antiguas casas a cuya espalda se eleva la torre del Marqués de Villena y la Cueva de Salamanca, referente en el mundo de la nigromancia. Enfrente   contemplamos la iglesia de  San Polo, recobrada a retazos de aquel amasijo de casas y locales que conocimos en la infancia cuando desde aquí partía la “serrana”. ¡Qué transformaciones ha sufrido el lugar! Un hotel ocupa la cabecera de la antigua iglesia mudéjar a la par que el espacio de ábsides y nave  se han  convertido en terraza del edificio hotelero.

Al inicio de la calle San Pablo, el estimulante olor a guiso casero despierta el apetito de uno de nuestros acompañantes que pronto sugiere un alto en el camino y nada mejor que comenzar en las Caballerizas con un poquito de jamón aunque sea temprano.   

Nuestro recorrido de hoy acaba aquí.  



Otro día caminaremos intramuros y disfrutaremos más de la bella Salamanca, sus calles, monumentos y tapas.  






jueves, 7 de julio de 2016

ORIGANUM VULGARE


Dicen que no se puede cortar el orégano, ni la pamplina, ni la manzanilla…, que son especies protegidas, que hay que dejarlas que crezcan a su libre albedrío. Y el hombre de pueblo, acostumbrado a coger lo uno, lo otro y lo otro sin “esos grandes conocimientos del medioambiente” se sorprende y se pregunta, ¿cómo es posible esta normativa si toda la vida hemos aprovechado estas plantas, las hemos cortado año tras año y aquí continúan? Y con la mente práctica del lugareño, el conocimiento y observación del día a día se vuelve a preguntar ¿y si yo no las corto y el ganado las come y el desconocedor senderista las pisa, qué sucede con las plantas protegidas? Y dice más, ¿si el campo se llena de zarzas y plantas invasoras y hacen desaparecer cada una de ellas, es lo normal o es delito humano por abandonar el territorio? Y sigue reflexionando y se acuerda de que limpiaba la regadera y todos los años cortaba dos y hasta tres veces la pamplina y bajo los robles y muchos otros lugares  cogía orégano y en el abierto pastizal recogía la manzanilla amarga y así año tras año desde que se conocía y desde siempre como sus antepasados le habían explicado. Al desalentado paisano no le entra en la cabeza y no puede estar más disgustado al no poder comer las ensaladas que tanto le gustaban, al no tener manzanilla para las diferentes infusiones caseras, al no poder hacer los adobos de antaño con el orégano, ni las infusiones para los catarros ni para los dolores de estómago…Y va más allá en su reflexión, expresada en público, y se pregunta  quién hizo la ley y quién la hace cumplir, si tenía conocimiento el primero del medio natural, si lo tiene el segundo o si son leyes que mantienen puestos de trabajo aunque sean ineficaces. Y a él que le gusta recordar frases aunque bien sepa  que ésta no salió de boca de Cervantes, se le ocurre decir, “COSAS VEREDES que no entenderes”.


Pobre Afrodita, diosa de la belleza y el amor pagano, tú que con tanto cariño plantaste el orégano para tu satisfacción y servir a los humanos y ahora el hombre del siglo veintiuno lo deja a su suerte, dice que lo protege y la maleza lo hace desaparecer. Vuelve Afrodita, vuelve en razón a los illuminati y  permite que los hombres, los paganos(los que viven en el campo) igual que gozan del amor, disfruten de esta  maravillosa planta como a lo largo de los siglos ha sucedido.

jueves, 30 de junio de 2016

CIUDAD BAÑADA DE LUZ...

Ciudad bañada de luz y piedra, blanca y azul, ocre, dorada y rodena,  sostén de espirituales torres que compiten por alcanzar el cielo.






miércoles, 22 de junio de 2016

INICIADO EL VERANO...

Iniciado el verano, Casa Rural Fuentes de Abajo continúa con sus diversas actividades y alternativas turísticas. Entre ellas, las rutas de naturaleza adaptadas a las exigencias de  los diferentes  clientes y amigos que nos visitan.

Si estáis interesados podéis consultarnos sobre precios, ofertas, tipo de rutas y disponibilidad...

fuentesdeabajo@fuentesdeabajo.com











domingo, 5 de junio de 2016

LA MARIPOSA QUE QUERÍA POSAR

Quizá esta mariposa conoce las propiedades del cardo mariano y a la par que de él se beneficia posa para la galería.










domingo, 22 de mayo de 2016

EXTRAÑA JORNADA


Jornada irregular de nieblas, lloviznas, viento, sol, arcoíris…, que en la mañana impidió concluir la ruta deseada en tierras de Valero.


La placidez de la tarde nos permitía ver la radiante ciudad de Salamanca repleta de los propios del lugar y numerosos turistas.